¿Educar fuera del colegio? El camino hacia el homeschooling

Durante los últimos días hemos estado revisando un concepto que traíamos entre ceja y ceja Eva y yo. El homeschooling. Seguramente muchos de vosotros y vosotras ya hayáis oído hablar del concepto y os habéis planteado qué tipo de educación queréis ofrecerle a vuestros hijos. Hoy compartimos en este post algunas de las razones por las que queremos hacer homeschooling con nuestro futuros hijos. ¿Y vosotros? ¿Cómo educáis a vuestros hijos?

No hace mucho que hemos oído hablar del homeschooling. De hecho, escuché algo similar en un documental que vi sobre niños de altas capacidades (Al este de la campana de Gauss). En este documental se mostraban algunos casos de niños a los que la adaptación curricular que el sistema escolar les ofrecía no podía satisfacer sus necesidades y de cómo algunos padres habían decidido educar en casa a sus hijos, con necesidades educativas distintas a las de la mayoría. A partir de aquí empezamos a cuestionar el sistema escolar, y descubrimos que había otro camino: el homeschooling.

¿Qué es el homeschooling?

Homeschooling o la educación en el hogar propone un proceso de enseñanza de los niños en el entorno familiar, alejado de las instituciones públicas o privadas. La idea no tiene nada de novedosa, es la educación que ha existido siempre hasta que, allá por el siglo XVIII (revolución industrial y esas cosillas), se extendió el modelo de escolarización actual por todo el mundo.

¿Por qué educar con homeschooling?

Nos hemos informado más sobre el homeschooling y tanto a Eva como a mi nos ha parecido una idea estupenda por varios motivos que compartimos aquí con vosotros:

  1. Crisis de valores: para nosotros, el sistema sufre una crisis de valores en los que “familia” no ocupa el lugar que debe en la “educación” de los niños (el futuro de la sociedad). Los niños se los dejamos (la mayoría) a aquellos especialistas que están más  y mejor preparados que nosotros para educar a nuestros hijos (psicólogos, pedagogos, profesores…) sin embargo, nosotros nos planteamos ¿quién mejor que nosotros para educar a nuestros hijos?
  2. Educar en emociones: muchos de los docentes educan desde sus valores y su manera de haber sido educados. Esto es, arrastran un histórico de emociones reprimidas que trasladarán a nuestros hijos. Ellos tienen el conocimiento, pero no muchos de los términos que entendemos para educar.
  3. Necesidades: no creemos que nuestros hijos vayan a ser distintos a los demás en cuanto a necesidades educativas. Pero sí que creemos que el sistema ofrece un itinerario educativo de muchas materias y conocimiento que no está acorde con las necesidades y retos reales a los que nuestros hijos tendrán que enfrentarse. Así que… ¿porqué no hacerlo nosotros mismos?
  4. Educación desfasada. Los conocimientos que se imparten y la forma en la que se presenta el mundo en las aulas nada tiene que ver con lo que nuestros hijos serán el día de mañana. Por ejemplo, yo trabajo en algo que ni siquiera existía cuando iba al colegio, así que, estamos seguros de que el conocimiento y la forma en la que se transmite el conocimiento está desfasado. Las nuevas tecnologías y la generación Z son muy distintos a lo que éramos los niños hace unos años. Así que ¿por qué no intentar ofrecerles una educación acorde con el momento que les tocará vivir?
  5. Aprendizaje natural y adaptado a su talento / curiosidades. Muchos niños deben aprender ciertas materias. Esto es, que al final se encuentran memorizando y vomitando conceptos que no le son familiares, que no comprenden o que no les interesa. Creando así frustración y desinterés por el conocimiento en sí mismo.
  6. El sistema educativo en sí mismo nos etiqueta y destaca de nosotros aquello en lo que “no somos buenos” o “debemos mejorar” en lugar de potenciar aquellas capacidades y talentos de cada uno de nosotros. Es un sistema competitivo que trata a los niños como números, no como individuos complejos con necesidades específicas. Así, queremos que nuestros hijos tengan una educación basada en sus mejores competencias y que potencie aquello que les hace felices.
  7. Libertad. Poder decidir qué es lo que quieren, qué es lo que les gusta, qué es lo que les motiva y descubrir basándose en el error lo que quieren ser. Para nosotros el homeschooling es sencillamente permitir a una persona que sea lo que quiere ser.

Pero… ¿todo son ventajas?

Así, queremos optar por una educación libre, desde casa. Es cierto que no todo lo que reluce es oro, así hemos también analizado las debilidades de esta alternativa educativa que queremos ofrecer a nuestros hijos. Estos, para nosotros, son básicamente dos:

  1. Socialización. Una de las grandes críticas al homeschooling es la socialización. Sin embargo, creemos que encontraremos la manera de solucionarlo. Encontrando grupos de pares para nuestros hijos que compartan intereses e inquietudes con él.
  2. Adaptación al sistema. Es posible que el hecho de educar sin someter a la autoridad cree en él una actitud ante la vida que supone rechazar todo aquello que no quiere aceptar. No lo vemos como algo negativo. Porque sabemos que encontrará su sitio en el sistema o creando alternativas al mismo.

 

¿Qué creemos que nos va a suponer?

  • Tiempo, requerirá una gran dedicación personal por nuestra parte. Y seguramente pasaremos muchísimo tiempo dedicado a conocer qué necesidades emocionales e intelectuales tiene nuestro hijo y cómo satisfacerlas.
  • Crecimiento personal y aprendizaje. Estamos seguros que poder compartir con nuestro hijo sus inquietudes nos aportará un gran crecimiento personal. Un proceso de aprendizaje muto y descubrimiento. En el que él nos podrá enseñar muchísimo sobre su percepción sobre el mundo al tiempo que le proveemos de todas las herramientas necesarias para su crecimiento satisfactorio.
  • Experimentación. Ni Adán ni yo conocemos personalmente a nadie que haya realizado homeschooling, así que será todo un experimento (aunque dicho así suene un poco mal) en este sentido, siempre tenemos tiempo de volver al sistema educativo reglado.

¿Con quién contamos?

Hemos empezado a buscar y rebuscar en quién apoyarnos y hemos encontrado una asociación con la que nos pondremos en contactos Asociación Libertad Educativa (ALE) y hemos empezado a trabajar en cómo queremos enfocar nuestra manera de educar a nuestros hijos. Uno solo es el objetivo de nuestro planteamiento: que sea feliz. En Valencia no hemos encontrado ninguna escuela de educación alternativa, así que… quién sabe… quizás algún día os demos a tod@s una sorpresa.

4 comentarios en “¿Educar fuera del colegio? El camino hacia el homeschooling

  1. Quiero felicitarlos por considerar la educación de sus hijos desde tan temprano. Ojalá yo lo hubiera hecho pero siendo docente y aun desencantada ya del sistema me dejé llevar por la ignorancia. Hace ya 3 años que he desescolarizado a mis hijos y no nos arrepentimos.
    Por supuesto que no son todas ventajas, aunque si muchísimas, los tropiezos, el esfuerzo y la constancia de estar tan presente en la educación integral de los niños a veces cansa, claro, pero tiene sus enormes recompensas. Nunca he visto tan felices a mis hijos, con todo el tiempo de poder aprender aquello que les gusta de manera natural y libre.
    Hay mucho prejuicio sobre el Homeschooling pero muchas veces tiene que ver con el desconocimiento, por eso sigan informándose, tejiendo redes y pidiendo ayuda que seguro que no se van a arrepentir. Aunque estemos del otro lado del charco, acá estaremos para lo que necesiten.
    Abrazos desde Argentina!!

    Me gusta

    1. ¡Hola Paula! Muchísimas gracias por tu comentario 🙂 La verdad que nos da mucha fuerza en nuestro proyecto homeschooling, en España todavía no hemos investigado en profundidad quién nos puede ayudar, pero estamos seguro que podremos conseguir nuestro objetivo y que nuestros hijos crezcan felices con la educación que queremos darles. ¿Qué edad tiene tu/s hijo/a? Es cierto que pensamos en que no todo serán ventajas pero… nos las iremos encontrando en el camino 🙂 ¿cuál fue tu mayor tropiezo? Me alegra saber que hay personas que hacen lo que creen y sienten y es un honor haberte conocido 🙂 Desde luego que contamos contigo y… aquí tienes tu casa (tú y tu familia) cuando queráis venir a España 🙂 ¡Contamos contigo! 🙂 Buenos días desde España 🙂

      Me gusta

      1. Pues cuando empecé en esto justamente fue leer a las familias españolas lo que me fue dando fuerzas y sosteniendo en este camino ya que aquí en Argentina nadie tenía blog!! Solo una mamá americana que estaba viviendo aquí por un tiempo pero tampoco había demasiada información. En tres años ha crecido muchísimo! ya varias familias se animaron a compartir experiencias y varios grupos se han armado.
        Entre las que leí siempre (y aun las sigo mucho) te recomendaría a Laura Mascaró y a Yvonne Laborda, también hay unos geniales videos en youtube de “La gran guía de la educación infantil”- también de España- que son estupendos.
        Mis hijos tienen ya casi 12 la niña y 7 el niño. El mayor tropiezo yo creo que fue el relajarme y confiar que ellos aprenden todo el tiempo y aunque no me criticaba mucho mi medio ambiente familiar (a Dios gracias) creo que el sacarme de encima el ponerme en situación de examen también es, creo a día de hoy, un desafío a sortear siempre. Me refiero a esa sensación que por cada pregunta que le hacen a los niños o por cada vez que mi hijo aun manifiesta y prueba no saber leer y escribir como el resto de sus pares, tu entras a sudar pensando en que te van a criticar ajajaja. Y en este sentido los que fuimos docentes durante añares (yo unos 20 años) la llevamos peor porque nos cuesta mucho deshacernos de la mochila de la escuela y del cómo aprender.
        No sé si les interesa pero en facebook tenemos un grupo muy bonito, están invitados. Hay muchos miembros como ustedes que aun no están haciendo homeschooling pero se lo plantean y por eso se mantienen en contacto. Si bien la mayoría son de Argentina, hay también gente de México, Chile y España.
        https://www.facebook.com/groups/aprendolibremente/
        Gracias por la invitación, aquí también siempre tendrán las puertas abiertas. Hay muchas ganas de ir a España, allí tengo familia en Barcelona y Lugo que tengo muchísimas ganas de volver a ver!
        Un abrazote y nos mantenemos en contacto! Un placer conoceros

        Me gusta

      2. ¡Qué ganas de responderte! Estamos de mudanzas pero… ¡no nos olvidamos de ti! En cuanto las tengamos finiquitadas te respondo porque… ha sido un placer leerte y saber más sobre ti ¡GRACIAS POR ORIENTARNOS! Lo dicho… perdona la tardanza! Te respondemos en breve 🙂

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s