Quedarse embarazada, entre la ilusión y la desilusión constante

Pensaba que ya lo tenía superado, que este mes inclusive no iba ni a mirar mi calendario de fertilidad, que estaba preparada ya para olvidar que estamos buscando un bebé y que eso ayudaría a quedarme embarazada… ¡Nada más lejos de la realidad! Desde luego, cuando me dicen que al año muchas parejas se quedan embarazadas porque se han olvidado prácticamente que están buscando un bebé pienso “¿Cómo es posible?” Es cierto que al principio parecía que siempre lo estábamos concibiendo, cada vez que Adán y yo hacíamos el amor me daba la sensación que esa vez era especial, que ese momento era “el momento”. Sin embargo, después de 10 meses buscando… esa sensación ha desaparecido. En este post hago un repaso de las etapas a las que me he enfrentado durante estos 10 meses de búsqueda ¡Espero que os ayuden!

Primera etapa: cuando concebíamos a cada momento

Probablemente esta etapa duró como dos o tres meses. Parecía que siempre estábamos concibiendo. Siempre pensaba “si me quedo embarazada este mes podré decirle que lo hicimos en una playa” y me decía a mi misma que no olvidaría el lugar en el que concebimos a nuestro primer hijo. Sin embargo… después de 3 meses viendo que no habíamos concebido na’ de na’, después de muchas frustraciones y lágrimas… empezamos a pensar cómo podíamos lograr quedarnos embarazados.

Segunda etapa: Cuando planificamos las estrategias de las semanas fértiles

A partir del tercer mes… eso debía ser por el mes de julio empezamos a pensar en la importancia de las semanas fértiles. Empezamos a obsesionarnos mirando el calendario de fertilidad y empezamos a aplicar los clásicos rumores: piernas arriba! posición 1! posición 2! antes de dormir! no moverse durante 20 minutos! Y así todo lo que se os ocurra! Pero… nada de nada, seguíamos sin concebir a nuestro tan esperado futuro/a hijo/a. Así que… yo creo que esta etapa duró algo así como un par de meses.

Tercera etapa: cuando empezamos a dejar de obsesionarnos

Al quinto mes más o menos, hacia el mes de septiembre, empezamos a pensar que ya llegaría cuando llegaría, que sí, que debíamos tener en cuenta los días fértiles, pero que no era algo que estuviera en nuestras manos, pues… ya habíamos hecho de todo y no habíamos logrado nuestro objetivo. Así que empezamos a asumir que debíamos dejar de lado todos los rumores y asumir que “el milagro de la vida” es algo que realmente nadie sabe cómo funciona. Intentamos dejar de lado los pensamientos obsesivos y nos centramos en disfrutar (de alguna manera teniendo esperanza en que olvidar todo eso nos ayudara a concebir, así que indirectamente seguíamos haciendo caso a esos rumores) pero… hacia el 8 mes… volvieron los miedos y dudas de nuevo.

Cuarta etapa: entre la ilusión y la desilusión constante

Y ya estábamos en el mes de diciembre!! Desde que empezamos nuestra búsqueda en abril nada de lo que habíamos intentado nos había funcionado. Desde el mes de diciembre hemos intentado dejar esto de lado, sin embargo, como ya sabéis he empezado a plantearme más seriamente que quizás tengamos que hacernos mirar nuestra fertilidad y despejar la carta ¿podremos quedarnos embarazados? ¿necesitaremos ayuda externa? En fin… cada mes nos encontramos entre una ilusión (la de quedarnos embarazados) y una desilusión (al ver que no se ha producido). Es una tensión que nada tiene que ver con la que pasamos al principio, porque ahora, supuestamente estamos más cerca de conseguir quedarnos embarazados, pero al mismo tiempo despespera más debido a que sabes que, si sigue pasando el tiempo, tendremos que enfrentarnos a algo que… sinceramente… me da miedo conocer.

¿Y vosotras? ¿Por qué etapas habéis pasado? ¡Muchas gracias por compartir siempre! Por que… os siento a todas a mi lado.

2 comentarios en “Quedarse embarazada, entre la ilusión y la desilusión constante

  1. Toodaaaas todas las etapas, y quizá una etapa más, en donde observo cada mi
    mínimo cambio de mi cuerpo, pensando: “es el primer síntoma, ¡sí este mes me siento diferente!”, y ver que no fue así. Entonces pienso que poderoso es el inconsciente, porque cuando creo que no estoy pensando igual que al inicio todo el tiempo, (hasta te confieso que hablaba con mi “bebé” ya en crecimiento) veo que el inconsciente me ha traicionado.
    Para este pasado 7 de febrero, caímos de nuevo en la desilusión. Ahora esperar con la ilusión crecida de este mes, porque sabes, fui a un circulo de mujeres a una sanción del útero con tambor, y ¡me encanto! espero se hayan movido cosas en mis centros.
    Un abrazo para los dos 🙂 y que la desilusión no nos quite la ilusión del siguiente mes.

    Me gusta

  2. Por todas… Y tras un año y medio la de pedir ayuda, hoy pensaba que tengo que escribir sobre esto, porque aunque sea el segundo embarazo le que no llega es igual de doloroso y frustrante 😦

    La semana que viene tenemos pruebas de fertilidad y me da tanto miedo!! Pero cada mes el mismo dolor, la misma semana de esperanza, la misma decepción. Qué fácil es el “ya veras a la que no pienses en ello” que daño hace cada vez.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s