Que nadie te impida vivir tu maternidad como deseas

¿Eres de esas mujeres que ha decidido retrasar su maternidad? La verdad es que ya es un hecho, cada vez más las mujeres españolas deciden ser madres a mayor edad y retrasar su maternidad. En 1990 las españolas tenían su primer hijo a una media de 26 años. En 2013 la media fue de 31 años, es decir, 4 años más tarde. En este post repasamos las causas por las que las mujeres deciden ser madres cada vez a una edad más avanzada y cómo gestionar el conflicto entre vida profesional y vida personal que supone tomar la decisión de ser mamá.

¿Qué hace que las mujeres retrasen su maternidad?

Antes de todo me gustaría repasar los motivos por los que las mujeres han decidido retrasar su maternidad. Los sueldos mileuristas han provocado que los jóvenes se emancipen más tarde, lo que retrasa que se formen familias antes. Otros factores que han afectado al retraso de la maternidad son que se ha alargado el período educativo y se ha creado una norma social que establece que no se puede tener hijos hasta que la situación económica de la pareja no esté estable. Y concebir sin esa estabilidad se convierte en una locura. Sobre todo en grandes ciudades, en las que la solidaridad familiar no prima (por norma general) y en el que la movilidad es mayor (me explico, quizás vuestros padres – los futuros abuelos – vivan bastante lejos y no puedan ayudaros con la “carga” familiar que supone un bebé en la familia) y donde más se potencia el individualismo. Muy diferente a otros lugares, como por ejemplo, los pequeños pueblos, en los que las familias se vuelcan con el nuevo bebé (por norma general). Evidentemente, siempre hay excepciones 😉

El calendario de fecundidad, condicionado por el trabajo

Los factores expuestos anteriormente son los principales que hace que el calendario de fecundidad esté condicionado fuertemente por las posibilidades de incorporación al mercado de trabajo y la estabilidad en las fuentes de ingresos de la pareja. Además, muchas mujeres quieren potenciar su carrera profesional y las empresas no apoyan la maternidad y faltan medidas conciliadoras. Así las mujeres ven peligrar su proyección profesional si deciden ser madres. Es la suma de todos estos factores los que hacen que las mujeres retrasen su maternidad, pero el reloj biológico (entendido como la posibilidad física de tener hijos) sigue avanzando y es entonces cuando muchas mujeres, por cuestiones de edad, se enfrentan a una de las decisiones más importantes: o ahora o nunca.

Ahora o nunca

La mujer debe valorar retrasar su embarazo y quizás se quede en el intento. Y es que, asumir la primera gestación a partir de los 40 años conlleva riesgos. A partir de los 35 años la mujer sufre un deterioro importante respecto al número de óvulos que produce su cuerpo, efecto que es más acusado entre los 38 y 42 años. Es decir, sus posibilidades de quedarse embarazada se reducen considerablemente.

Mi (nuestra) situación personal. Vida personal vs Vida profesional

Bien, después de hacer este repaso, de los porqués las mujeres deciden retrasar su maternidad voy a pasar a contaros mi experiencia. La edad ha sido para mi uno de los factores que me han hecho decidir intentar ser madre, a mis 29 años (casi 30 – cumplo en marzo – ). Pero no ha sido tan fácil. Me he tenido que enfrentar internamente al conflicto sobre cómo quería vivir mi maternidad y la llegada de mi bebé. Para que os hagáis una idea, soy una persona formada (dos carreras y un máster) con una larga trayectoria profesional por delante. He dirigido mis propios proyectos personales empresariales a nivel nacional y dicen que soy buena en lo que hago. La verdad que no me había planteado tener hijos hace un tiempo ya que estaba centrada en mi crecimiento profesional pero después de unos años he decido que no voy a esperar a que llegue “el mejor momento”. Es algo que hacen muchas personas pero yo no soy así. Me gusta arriesgarme y me gusta vivir intensamente, así que he decidido que voy a seguir adelante con Adán para concebir al benjamín de la familia. Pero, como muchas mujeres que se encuentran en la decisión he tenido que decidir si quería dar prioridad a mi maternidad o, por el contrario, a mi vida profesional. Sí, es posible coordinarlo absolutamente todo. Las supermujeres lo hacen convencidas. Pero yo no soy una supermujer.

No ha sido fácil tomar la decisión, todo mi entorno esperaba que conciliara ser mamá y ser profesional que trabaja, siendo independiente. Pudiendo decidir hemos decidido (Adán y yo conjuntamente) que viva mi experiencia personal. Le pese a quien le pese. Un proceso natural, en el que poder disfrutar de tiempo (en cantidad y calidad) para el/la pequeño/a cuando llegue a nuestras vidas. Pero esta decisión no la he tomado solamente yo. Adán ha decidido que reducirá su jornada laboral para poder hacer frente a la responsabilidad de ser papá y quiere experimentar lo que será al 100%. Pudiendo establecer un vínculo cercano con su bebé e influenciando en la personalidad del benjamín.

El sentimiento

No es fácil tomar la decisión (siempre que la puedas tomar) pero por nuestra parte, animamos a todos los que quieran tomarla a seguir con ella adelante porque si algo está claro… es que vida solamente hay una y tiempo para arrepentirse de la decisión tomada hay más del que quisiéramos. Así que a todas las futuras mamás ¡disfrutad muchísimo vuestra experiencia a vuestra manera! ¡Que nadie os impida sentirlo como deseáis!

4 comentarios en “Que nadie te impida vivir tu maternidad como deseas

  1. Yo fui mamá por primera vez a los 32, no por decisión propia en cuanto a querer primero vivir mi plano profesional sino porque conocí a mi pareja a los 31. Mi segundo hijo vino a los 36 y hoy con 43 años, casi 44 me encantaría tener el tercer hijo que siempre soñé (no sé porqué siempre quise 3 hijos) Mi marido ahora dice que se siente viejo y si bien es cierto que biológicamente puede uno sentirse achacoso; por mi parte siento que estoy en lo mejor de mi madurez. Ahora creo que disfrutaría el cuádruple de lo que ya disfruto la maternidad porque me agarra más segura de mí misma, como mujer y como madre. Mi mamá me tuvo a los 45 y no noté jamás eso de tener una madre madura! Al contrario, yo tuve dos padres muy diferentes a como los recuerdan mis hermanos quienes me llevan una punta de años de diferencia ajajaa.
    Creo que hoy en día la mujer tiene más opciones para elegir, en el sentido que hoy no está mal visto poder elegir primero la carrera y luego cuando una se siente segura ir por la familia. Lo que sí puedo decir es que siempre quise vivir la maternidad a pleno. Eso de irme de casa a trabajar una vez que fui mamá no me gustaba ni un poco. A mi marido le pasa ahora otro tanto. Yo ya me he independizado y ahora quiere él, claro! jaja.

    Me gusta

  2. Tengo 25 y el año que viene seré madre por primera vez. Siempre he querido ser madre joven, por preferencia personal, y veía que esa “estabilidad laboral” es algo casi imposible para los jóvenes hoy en día.
    Pero seguí adelante con mi deseo de ser madre joven, a pesar de todo lo que me vaya a decir la sociedad, porque no tengo un trabajo estable, pero me saco mis castañas sin problemas con diferentes trabajillos. Como tomes la decisión que tomes te van a criticar pues mejor seguir adelante con tus deseos no?

    Al final me arrepentiría si lo hubiera dejado pasar. Aunque no tenga nada en contra de las que deciden tener hijos más adelante, personalmente las edades en las que algunas mujeres son madres hoy en día me parece demasiado tarde.

    Me gusta

  3. Yo tuve mi primer hijo a los 40 y no me arrepiento de haberlo tenido a esa edad, cuando ya muchas cosas, personales y laborales, estaban mucho más claras para mí, que cuando tenía 30. No cambio el haber sido madre a esta edad porque yo misma he podido hacerme mi propio Modelo de madre porque ya tengo mucha más capacidad de decidir sobre lo que no quiero e mi vida. Saludo!

    Me gusta

  4. Para mi la maternidad es el mejor regalo de la vida, la mejor experiencia de una mujer y, sobre todo, una decisión personal, muy personal. Si bien es cierto que las circunstancias de cada uno muchas veces no le permiten seguir los deseos de su corazón y la sociedad nuestra nos obliga, muchas veces, a tener que hacer malabares para poder crear la familia que queremos sin dejar nuestra carrera profesional de lado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s